martes, 25 de agosto de 2009

LIE TO ME


MIÉNTEME!!!!

A propósito de la nueva serie del FOX, se ha puesto de moda descubrir las mentiras, no los mentirosos, por que ellos no tienen época, son atemporales, osea, existen, existieron y seguirán existiendo por siempre.

Y no podemos negar que sorprender una mentira obedece muchas veces a todo un proceso investigativo previo. Mas, nos gustaría evitarnos ese cansancio y saber de una si nos mienten.

En estrado, por ejemplo, los testigos del ministerio público por excelencia son los detectives de investigaciones y unos profesionales de la mentira.

Pero lejos de convertir este afán en una obsesión absurda, debemos entender que todos mentimos de menor a mayor grado. Si hasta se acepta la mentira amable, como los halagos entre amigos.

Quizá por ello es que algunos han tratado de elaborar un decálogo para cazar mentirosos, al más puro estilo de la serie de FOX, analizando el lenguaje corporal. Analizando y leyendo llego a una conclusión, mentir es un arte, y las mejores artistas al respecto son las adorables mujeres.

Seguido del decálogo para cazar mentirosos, surgió el decálogo del buen mentiroso, que da algunas claves para no ser pillado mintiendo o para que te crean tus mentiras, algo que los políticos manejan a la perfección.

En suma, mentir es algo inherente a los humanos, pero aún así, tenemos derecho a combatir la mentira que no nos gusta o que nos afecta y la mejor manera de hacerlo es descubriéndola a tiempo. Así es que les dejo estos dos decálogos del Dr. Horacio Krell: a ver si les resulta de alguna utilidad.

En lo personal, he disfrutado descubriendo mentiras con la expresión facial de las personas mentirosas, pero ojo, eso se descubre en una fracción de segundo, luego el mentiroso se compone y disimula muy bien. Por que convengamos en que jurar o prometer decir verdad ya no es más que una costumbre, carente de toda autenticidad.

Decálogo para cazar mentirosos.

1) Lenguaje corporal. Para desenmascarar a un mentiroso hay que mirar sus gestos: una mirada que esquiva los ojos puede delatar una mentira.

2) Movimientos conscientes o inconscientes. Hay factores que no se pueden controlar como el sudor o ponerse colorado

3) Las respuestas. Una persona honesta contesta enseguida, habla en primera persona y no lo incomodan los silencios.

4) Gestos excesivos o de represión para no ser descubierto. El mentiroso sobreactúa, mira fijo o ríe en exceso como lo hacen ciertos vendedores y ventrílocuos.

5) Memorizar lo que dice y preguntar: Complementar la observación del lenguaje corporal con preguntas obliga a dar respuestas y gestos aclaratorios. Así se lo puede hacer caer en contradicciones.

6) Parte por parte. En un mensaje el impacto verbal incide en un 7%, el tono y los matices en un 38 %; mientras que el 55 % es lenguaje no verbal: para lanzar una mirada que mata no hace falta abrir la boca.

7) Cuidado con la mujeres. La mujer superó al varón aprendiendo los gestos durante la crianza de los hijos, por eso puede disfrazarlos mejor.

8) Congruencia. Hay que analizar en conjunto el lenguaje verbal y no verbal y las señales de congruencia o incongruencia. Una cosa es lo que se dice y otra lo que se hace.

9) La mentira en el niño y el adulto. El gesto que adopta el niño para mentir es taparse la boca, el adulto disimula tocándose la nariz

10) Tener en cuenta. Según el principio del detector de mentiras, si el cerebro recibe un doble discurso lo demuestra. Sin embargo el que sabe mentir hace que la gente se trague la carnada con el anzuelo puesto. Las técnicas actorales buscan asociar el habla con gestos sinceros o bien eliminar los negativos Como el que miente se traiciona, la mejor manera de fingir es por teléfono.Por eso al acusado se lo interroga en una silla y a plena luz.

Decálogo para cazar mentirosos – conclusiones-

El cuerpo habla a través del lenguaje corporal, por eso conociendo sus señales nos remontamos a los orígenes de la vida, a los límites estrechos que separan los reinos humano y animal. La mentira tiene patas cortas, por eso pensemos si al decir una mentira no nos estamos autoengañando. La verdad tiene un poder realizador que la mentira no tiene, por eso Demóstenes dijo: las palabras que no se transforman en hechos no sirven para nada. Como dijo Sócrates:

" Conócete a ti mismo".

Decálogo para cazar mentirosos.

¡Cuidado!: este es el Decálogo del mentiroso.

No te asustes: Nunca es bueno empezar una mentira asustado, tómate tu tiempo para tranquilizarte. Es necesario tener la cabeza fría para pensar con claridad.

No improvises: Antes de mentir, tómate tu tiempo y analiza cada detalle, tienes que saber la respuesta antes que te pregunten. Si no tienes cuidado puedes que tengas que inventar cosas que no puedas cubrir formando una "bola de nieve".

Créete tu mentira: Si se trata de una mentira que vas a tener que usar y convivir con ella es bastante útil que te la empieces a creer y a olvidar los detalles verdaderos.

Confúndela entre verdades: Una mentira dicha entre dos verdades no llama la atención. Incluye detalles que sean ciertos en tu historia, y si alguien duda insiste en que se pueden comprobar.

Infórmate: Es necesario saber lo que los demás saben. Intenta recopilar información de manera indirecta.

Da detalles: Los detalles son importantes. Usa cosas que no sean comprobables, incluso cosas que puedan resultar humillantes para ti.

No esperes a que te pregunten: Intenta sacar el tema tú, antes de que los demás lo hagan. Resultarás mucho menos sospechoso.

Sé natural: Habla como si de cualquier cosa se tratase, y cuando acabes continúa con una conversación normal Quítale hierro al asunto.

Nunca mientas en grupo: Este es un consejo muy importante. Tú puedes (con un poco de esfuerzo) controlar lo que dices y a quién se lo dices, pero con más gente es imposible. El típico "te voy a contar algo pero es secreto y no se lo puedes decir a nadie" es tu peor enemigo.

Nunca admitas que es mentira: No lo hagas, si es preciso haz creer que has sido engañado, o ten una muy buena coartada por si te pillan. Con todo lo que he dicho no pretendo incitar a mentir. Si no te ves capaz siempre puedes decir una verdad a medias y rezar por que nadie se interese en la "otra mitad.


4 comentarios:

Anne dijo...

Hola Ivan. . . me encanto este post, y por cierto los otros tambien, sobre todo los de Pueblo perdido, a veces, mira . . . me pasa , que son tan buenos , tus escritos, que los leo con detenimiento, y cuando te los voy a contestar, ya debo de irme, pues , por estos dias , estoy muy complicada con la profesion.-
Pero siempre paso, pues me identifico mucho contigo y no solo, por ser ambos abogados.
De las mentiras, . . te agregare, que muchas veces, las personas se dan cuenta que les mienten, pero, lo asumen, lo dejan pasar, porque muhcas veces es mas lindo , escuchar , lo que queremos , que escuchar y enfrentarse a la verdad.-
En lo personal, decir la verdad , me ha traido, muchos problemas, pues a pesar de que tu digas las cosas con prudencia, no siempre la verdad, cae bien.-
Cariños para ti y la famili

Anne de Montevideo

ivan-medina dijo...

Querida anita, estoy muy de acuerdo contigo, a mi me han tildado de odioso por ser muy franco. Pero no hablo si no me lo piden, así ya no pueden reclamar si les digo algo que no les gusta. En todo caso es a nivel familiar que se han molestado conmigo más que profesionalmente hablando. Mis colegas igual me aprecian como soy. Pero ojo, como dije antes, es mejor decir la verdad, pero a quienes la piden, sea directa o indirectamente.
un abrazo y un besote para vos y gracias por tus comentarios, es un verdadero gusto que disfrutes mis cuentos, sobre todo por que tu eres muy buena escribiendo.

DARIEL SELENE dijo...

AMIGO MIO,
Estoy de acuerdo con lo que tú y tu amiga Anita dicen.
Muchas veces nosotras las mujeres por miedo a perder u otros temores, dejamos pasar la mentira, lo cual termina siendo doble, ya que nos mienten y al dejarlo pasar nos mentimos a nosotras mismas.
En relación a la serie, la veo siempre y me divierto mucho viendo a la gente en la calle, ya que tambien sirve para deducir lo que otras personas piensan, me recuerda a las novelas de Sherlok Homes, quien por actitudes de las personas adivinaba lo que pensaban.
Por desgracia los chilenos no nos gustan las verdades, ya que si las dices te tildan de odioso (como a ti), pesado, hasta de prepotente, cuando en vez de eso deberian tomarlo y acogerlo como una lección y arreglar lo malo, ya que las mentiras por lo general es para cubrir algo así.
Me incluyo, ya que muchas veces me he enojado por lo que me dicen pero termino aceptandolo y corrigiendolo.
No doy mas lata, te saludo desde San Antonio.

UN MUNDO PARALELO dijo...

gracias amigas por su tiempo... y estoy de acuerdo...los chilenos son casi todos sujetos de doble estandard...lamentablemente.