viernes, 4 de junio de 2010

TIENES QUE SER FELIZ!


SENTIMIENTOS DE NIÑO

Mi hijo no cumple aún 4 años y siempre me sorprende con su lado emocional. Es muy rebelde a veces y eso despierta uno que otro "gruñido" de mi parte. Siempre he admirado en él su temprana tendencia a exigir y escuchar razones. Un "por que sí" no más, o "por que yo lo digo", a él nunca le han bastado.

Y ahora que está un poquito resfriado y no quiere comer ni beber, cosas que debe hacer para sanarse, me ha visto molesto... disgustado con su renuencia a obedecer y entonces hoy... antes de rendirse en sueño, con sus pequeñas manitos ha acariciado mi cara con ternura y me ha dicho con tono convincente y conciliador:
- Papí, tienes que ser feliz... a veces uno no está feliz... pero tiene que estar feliz!
Tal vez por que soy padre primerizo estas cosas me llegan tanto, pero siento que me ha dicho una gran verdad. Nosotros los adultos, parece que nos esforzamos por ser unos seres infelices... cuando la fuente de la felicidad la tenemos tan cerca. Está en nuestra casa, en nuestro hogar... en un pequeño retoño que podría heredar lo mejor y lo peor de ti.

Así es que con mucho convencimiento asentí y le ofrecí una leche tibia, como él dice que debe estar para dormir. Dijo que sí... pero cuando volví con su baso de leche, ya estaba dormido.

Pero me quedé pensando... caramba!, debo ser feliz!... o al menos empezar a darme cuenta de aquello.

3 comentarios:

Nati dijo...

Siempre he pensado que los padres aprendemos más de nuestros hijos, que ellos de nosotros.
Son pequeños sabios, se dan cuenta de las heridas del alma, que nosotros no somos capaces de ver.
Un saludo

Manuela dijo...

ay cómo me gusta esta historia, si es que saben más que las cucarachas, los niños, que dice mi suegra... mi hijo también pide su leche desde la cuna a veces y luego llego con la leche calentita y se durmió... lo más hermoso fue el otro día, su papá se iba a un viaje largo y yo me quedé triste y le dije a mi hijo 'mamá se quedó triste porque papá estará varios días fuera' y mi hijo de dos años me abrazó fuerte y me besó, dios me salieron las lágrimas, cuánta empatía tienen los niños no necesitan hablar a veces!!! supongo que son esos pequeños momentos que tú relatas los que no hay que perder nunca de vista...

Anne dijo...

Hay Ivan. . . . ellos, son sabios, son angelitos, ellos te pueden decir las verdades mas grandes, con una sencillez, que apabulla. . . . . sabes porque????
porque no tienen maldad, son seres de luz, sin una gota de maldad.-
Mis hijas, una tan chiquita como tin tin. . . me han enseñado, que la vida es facil, que los que la complicamos somos nosotros. . . .
Gracias Ivan, por compartir esos pedacitos de tu vida, que muestran una vez mas, lo gran hombre que son.-
Muchos cariños