lunes, 19 de octubre de 2009

MOMENTOS


LA CASA GRANDE

Tras la polvorienta y extendida cañada, reposan imponentes los pinos gemelos,
saludan de cerca la extensa viña y refrescan sus enormes raíces en el estero.
Llegando cansados o con sueño, siempre nos recibe un cariñoso y excitado perro,
el portón de viejo madero esperando como siempre se abrirá por entero.
La casa grande, blanca de cal y ensueño, rodeada de árboles llenos de voladores pasajeros
bailan con el viento en primavera, y despiden con llanto sus pulmones pasado febrero.

La casa grande, construida con manos de labriego, sobre bosques de álamo y tierra fértil,
reposa con huesos gastados sobre amplios patios y una nutrida huerta,
alimento de los niños que en aquel lugar dejaron sus juguetes, dando vueltas por la casa puedo sentir su eco.
Todos emigraron al dejar atrás su infancia tranquila, dejando allí estacionados a dos solitarios abuelos,
que con un plato de caliente comida, la visita de aquellos que se marcharon un día,
reciben con sonriente alegría,

Es la casa grande, cuna de mis sueños, juegos de vaqueros y héroes reencarnados,
en la fuerte espiga del trigo o en la dulce caña de maíz moribunda.
Hoy es el sitio añorado, el edén deseado. Me llama mi tierra lejana,
los cuentos y novedades... esa tierra me reclama, por haberla abandonado.

5 comentarios:

Anne dijo...

Ivan, te he leido, con detenimiento, y sin prisas. . . . tu casa grande, me recordo, mucho a la casa de mis abuelos, la de los miercoles soleados, boniatos en la estufa de leña, y mil recuerdos.-
Y ya en la parte final. . . se me vino a la mente , una cancion de Alfreso Zitarrosa, un grande que ya no esta, uruguayo él, y dice mas o menso asi "No te olvides del pago si te vas pa' la ciudad
cuanto más lejos te vayas
más te tenes que acordar.
Cierto que muchas cosas
que se pueden olvidar
pero algunas son olvidos
y otras son cosas no más"

Cariños, como siempre, y gracias por tu infinita paciencia de leer, mis post, que ya son libros, ajaaj

Anne dijo...

Yo de nuevo. . es Alfredo, y es mas o menos. . . jajaj, mis dedos, no me obedecen. . . los demandare???, ajjaajj

Maca dijo...

La casa de la infancia, la de los juegos, la de los hermanos alrededor de una mesa. Siempre están en nuestra memoria, es parte de nuestra historia. Quizás la que nos ha hecho así, como somos.
Rilke decia: Que la patria es la infancia.
besiños desde Galicia, tierra verde y azul

sara dijo...

Hola, soy Sara he llegado a tú blog de la mano de Maca, si me lo permites me apetece quedarme y leerte a menudo. Por cierto los recuerdos de la infancia no se olvidan nunca, se quedan grabados en nuestra retina.

Muchos besos.

Sara.

AnaR dijo...

Las casas siempre cobijan parte de nuestra vida y...añoranzas.

Un escrito muy entrañable,

Abrazos